19 nov. 2015

Como quiera cuando quiera

Un pequeño, minúsculo y ridículo niño vive en las páginas de los libros. Le gusta ocultarse detrás de las palabras. Se las conoce como podemos conocer nosotros nuestro nombre o la calle en la que vivimos, o el nombre de la margarita o el nombre del pino negro, aunque aquí podríamos decir que se las conoce mejor que nootros conocemos esos nombres.
Su vida es ir de palabra en palabra haciendo cabriolas, volteretas o el pinopuente, si bien es cierto que en las metáforas de vez en cuando pone cara de sorprendido. No tiene nombre porque él se puede llamar como quiera cuando quiera. Ahora está durmiendo detrás de este punto: .

4 nov. 2015

CENTENARIAZO

Ella pone nueces en el agua. 
Dice que no 
pero yo, 
desde el primer momento, 
supe que era ella quien puso 
aquellas nueces en las botellas de agua. 

Ella expulsa meteoritos de fuego sagrado 
por las puntas rotas de sus canas. 
Es un fuego liberador que sana
 mi alma, 
su alma;
utiliza las largas uñas de los dedos de sus manos: 
las pone sobre su cabeza y dice: 

 “ ¡¡¡Meteoritos de fuego sagrado!!! 
¡¡¡Meteoritos de fuego sagrado!!! "

y vuelve a nuestra belleza la calma. 

Ella lleva fundas nórdicas a la playa. 
No usa toalla. 
Mientras yo clavo la sombrilla en la arena 
ella la extiende como si fuera una sábana, 
nos tumbamos
  me abraza. 

Ella destensa su violín con mi arco. 
Empieza con  una melodía suave, 
acaba con un delicioso canto 
en forma de blancas acrobacias en el aire. 

Ella se lee Nois en alemán.
 Ruido en inglés es noise, 

Como ella le da las gracias siempre al universo 
por todo lo bueno que le sucede 
yo le doy las gracias hoy por haberme traído tan buen ruido.